El miércoles 16 de Mayo, se realizó a nivel nacional el Día de la Excelencia Educativa –Día E -, jornada que se convirtió en una oportunidad para que todas las instituciones educativas  reflexionaran sobre los procesos  y  resultados de la calidad educativa, buscando sumar esfuerzos para alcanzar la Excelencia. En este día, se trabajaron cuatro principios fundamentales:

1. Retomar lo aprendido: a partir de la información recolectada en experiencias pasadas, se concluyó que los logros alcanzados hasta ahora, fueron el producto del compromiso de docentes, estudiantes, familias y directivos, y que el mejoramiento de la calidad educativa sólo es posible mediante la confluencia de esfuerzos.

2. Mantener la inspiración: Se concluyó que todos los avances y mejoras pedagógicas son frutos de las ideas, intenciones y deseos generados por docentes y estudiantes.

3. Fortalecer la autonomía: a partir de este principio, la comunidad bostoniana reflexionó sobre las estrategias que han generado transformaciones significativas y que enriquecen  la vida de nuestro LB, para  retomar propuestas y definir cómo, cuándo y con quién pueden ponerse en marcha.

4. Promover el liderazgo: Con este principio se hizo énfasis en el rol que tienen los líderes de nuestro LB, en la orientación y motivación de estrategias que permitan la reflexión pedagógica, de acuerdo con las necesidades y expectativas.

En síntesis, fue una jornada muy productiva en la que los principios se sintetizaron en dos aspectos fundamentales: reflexionar sobre las acciones que se han puesto en marcha para mejorar la Calidad Educativa, a partir del análisis de los cambios del ISCE y los avances en el Mejoramiento Mínimo Anual (MMA) para trazar estrategias y metas de mejoramiento, así como la consolidación de estrategias pedagógicas tendientes a  identificar fortalezas y debilidades.