En una noche de gala que fue verdaderamente mágica; llena de colorido, baile, actuación y canto, el Talent Show se convirtió en un evento inolvidable para quienes atiborraron el  Teatro de Colsubsidio, Roberto Arias Pérez. Sin lugar a dudas, fue todo un derroche de talento, un show de habilidades artísticas; una exhibición de destrezas en la que nuestros estudiantes supieron responder a las expectativas que de ellos se tenía.

Todo un espectáculo, en el que toda la familia bostoniana disfrutó de las piezas musicales más destacadas de los años 80´s. En este magno evento, que se ha convertido en un sello característico del LB,  nuestros estudiantes demostraron las aptitudes musicales y dramáticas.

Sin lugar a dudas, nuestro Talent Show se constituyó en un espectáculo inigualable, con consistencia propia en la que nuestros estudiantes demostraron sus potencialidades en el campo de lo estético, en forma individual y colectiva. Se escuchó la maldita primavera de Yury, fiesta en América de Chayanne, Karma Chamaleon de Boy George, Claridad de Menudo, en fin, una pléyade de estrellas que supieron llegar al corazón de las personas, cautivando con sus ritmos. De hecho, las letras de las canciones de los años 80´s llegaban al fondo del alma, porque eran poemas y las rítmicas invitaban a moverse y a bailar. ¡Qué diferencia abismal con la música actual! En los años 80´s desfilaron un sinnúmero de grupos musicales, que sin lugar a dudas nos permitieron deleitarnos con una diversidad de piezas musicales, que a pesar del paso de los años, aún persisten en nuestra memoria.

Fue una noche maravillosa en la que el talento arrasó con cualquier asomo de tedio y que si pretendió aparecer, debió huir despavorido cuando en el teatro apareció en todo su furor la música de antaño que nos invitaba a soñar y a interpretar las canciones que inspiraron infinidad de poemas, los cuales dedicábamos a quienes queríamos conquistar. Fue un momento especial para recordar una época en la que  la música expresaba lo que sentía el corazón. Todo estuvo  enmarcado dentro de un ambiente en el que  se pusieron a prueba las habilidades de nuestros estudiantes. Sin lugar a dudas,  la disposición de nuestros niños, fue el factor determinante para el éxito de este evento pues fueron ellos  quienes demostraron su versatilidad para interpretar en el escenario la música de los 80´s, que en esta noche de luces, nos hizo vivir viejas añoranzas.

Fue un espectáculo único que cautivó a todos los asistentes, y así lo manifestaron mediante la infinidad de mensajes que escribieron.